Resuelva problemas comunes

Excesiva proliferación de incrustaciones

Se produce cuando proliferan incrustaciones en las zonas de obra viva antes de lo esperado. Puede suceder por no haber usado un antiincrustante lo bastante resistente para las aguas en las que navegue o permanezca amarrado su barco, o por muchas otras razones aquí apuntadas.

Cómo reconocerlo

Incrustaciones muy duras, difíciles de quitar. No se trata del típico limo suave que se limpia fácilmente. La pintura antiincrustante puede presentar una decoloración importante, con manchas negras o un blanqueado del color. También puede encontrarse con que el antiincrustante está pegajoso alrededor de la línea de flotación.

Causa, prevención, tratamiento.

Causa 1: Insuficiente cantidad de pintura aplicada. Prevención: El factor más importante no es el número de capas aplicadas, sino el volumen total de pintura aplicada. Si es necesario aplicar más capas de las indicadas para alcanzar la cantidad correcta de pintura, hágalo. Tratamiento: Aplique la cantidad correcta de pintura. Causa 2: Una embarcación que permanezca en dique seco durante un periodo prolongado se verá afectada por el calor y la luz solar. Esto da lugar a una leve oxidación de la superficie. También podría resultar afectada por los humos de los tubos de escape de los vehículos, por la neblina de pintura y por la contaminación arrastrada por el viento sobre la pintura mientras esta se seca. Prevención: No supere el tiempo máximo de inmersión indicado en la ficha de datos del antiincrustante. Tratamiento: Elimine cualquier incrustación, lije en mojado y, a ser posible, lave con agua corriente a presión para reactivar la superficie. Causa 3: La pintura antiincrustante puede asentarse durante su almacenamiento en el recipiente. Este asentamiento puede contener una parte considerable del biocida. En casos extremos, el material activo puede quedar completamente concentrado en el fondo del recipiente y eliminarse junto a él. Prevención: Agite bien la pintura antes de usarla. Tratamiento: La única opción es volver a aplicar antiincrustante nuevo. Causa 4: Una vez sumergidos los antiincrustantes, necesitan un pequeño tiempo para que empiecen a surtir efecto. Un barco recién pintado que se ponga a navegar o se amarre en una zona con una actividad de incrustaciones excepcionalmente alta puede resultar afectado de forma prematura. Se trata de algo bastante frecuente con los percebes, que, al desarrollarse muy rápidamente, pueden empezar como pequeños puntos blancos y, en apenas dos semanas, haber aumentado considerablemente su tamaño; Prevención: No existe ninguna solución preventiva, salvo trasladar el barco a otra ubicación. Tratamiento: Elimine todas las incrustaciones, lije en mojado y, a ser posible, lave con agua corriente a presión para reactivar la superficie. Causa 5: Unas lluvias copiosas pueden reducir la salinidad del agua del mar. Ello puede limitar la capacidad de erosionar o lixiviar el biocida que tienen ciertos; antiincrustantes ablativos/erosivos durante un tiempo, hasta que el agua vuelva a sus niveles de salinidad normales. Prevención: Desgraciadamente, no hay nada que usted pueda hacer para cambiar el curso de la naturaleza. Tratamiento: Elimine todas las incrustaciones, lije en mojado y, a ser posible, lave con agua corriente a presión para reactivar la superficie. Causa 6: Los vertidos procedentes de tuberías costeras de desagüe o corrientes naturales originadas en tierra firme pueden contener todo tipo de productos químicos: fosfatos y sulfatos de fertilizantes, material de lixiviación de antiguos vertederos, etc. Todos ellos pueden tener un grave efecto sobre la pintura antiincrustante; Prevención: No existe ninguna solución preventiva, salvo trasladar el barco a otra ubicación. Tratamiento: Elimine todas las incrustaciones, lije en mojado y, a ser posible, lave con agua corriente a presión para reactivar la superficie. Causa 7: Unas precipitaciones muy copiosas o una temperatura del mar por encima de lo normal pueden revolver los nutrientes del suelo marino y dar lugar a un aumento del nivel de alimento disponible. Ello deriva en una mayor densidad de especies incrustantes que, en consecuencia, aumenta el riego de incrustaciones para la pintura. En los casos más graves, esta puede verse completamente superada por tal fenómeno. Prevención: Desgraciadamente, no hay nada que usted pueda hacer para cambiar el curso de la naturaleza. Tratamiento: Elimine todas las incrustaciones, lije en mojado y, a ser posible, lave con agua corriente a presión para limpiar bien el antiincrustante. Causa 8: Las embarcaciones que permanecen sin usar durante largos periodos de tiempo pueden quedar varadas cuando las tormentas revuelven el barro y el limo. Ello hace que la pintura sea incapaz de erosionarse y liberar su contenido de biocida a la velocidad correcta. Prevención: Use su embarcación más a menudo o, al menos, al darse este fenómeno, y lávela ligeramente. Tratamiento: Elimine todas las incrustaciones, lije en mojado y, a ser posible, lave con agua corriente a presión para limpiar bien el antiincrustante. Causa 9: Si el casco se lava con demasiada intensidad y muy frecuentemente, la película de pintura puede quedar tan reducida que no sea suficiente para resistir la proliferación de incrustaciones. Se trata algo que suele ocurrir alrededor de la línea de flotación. Prevención: Use un equipo de lavado más suave. Tratamiento: Reconsidere la pintura antiincrustante elegida; es decir, use un producto más resistente. Causa 10: Una protección catódica incorrecta en los cascos de metal puede hacer que los antiincrustantes a base de cobre no lo lixivien correctamente. Prevención: Corrija el nivel de protección provisto en el casco. Tratamiento: Lije en mojado y, a ser posible, lave con agua corriente a presión para reactivar la superficie.

Pinte su embarcación como un profesional

Encuentre los mejores productos para mantener su embarcación en perfecto estado

Obtenga toda la ayuda necesaria para pintar con confianza

Benefíciese de nuestra continua innovación y experiencia científica